El Calderí- El tren de Mollet a Caldes de Montbuí.

Los primeros vestigios encontrados en Caldes se remontan al neolítico (3500 ac). La fundación como tal de esta población se inició con la llegada romana, quienes crearon lo que sería una primitiva estación balnearia en busca de curas y tratamientos mediante las propiedades de sus aguas, siendo esta el epicentro de lo que se desarrolló como casco urbano (se baraja que el nombre romano de la población pudo ser Aquae Calidae, aunque hay quienes se lo aportan a Caldes de Malavella (Girona).
A partir de ese momento y sobretodo entrada la edad media, el municipio se consolidó como un importante centro comarcal, instaurándose a principios del siglo XII tuvo un mercado semanal y jurisdiccional.
Entre los siglos XIII y XIV, empezó a denominarse “de Montbui” por su proximidad a la baronía de los señores de Montbui, siendo ya un asentado centro comercial.
La vitalidad de la población se puso de manifiesto a lo largo del siglo XVI con el inicio de diferentes obras urbanas, como la construcción del nuevo ayuntamiento, la remodelación del hospital medieval y la construcción de la nueva iglesia parroquial.
Tras las guerras de los Segadores y de Sucesión (1701 hasta la firma del tratado de Utrecht en 1713) Caldes entró en una decadencia de la que no se recuperó hasta el siglo XIX.

Recorrido del tren de Mollet a Caldes. Fuente: “El tren de Caldes”-C. Salmeron

Tal como sucedió en sus orígenes, la prosperidad volvió al municipio procedente de las aguas termales. El impulso económico acabó el 17 de julio de 1880 con la inauguración de la línea del ferrocarril (de ancho ibérico) partiendo desde Mollet hasta la localidad, inicialmente la concesión bajo subasta fue a manos de Ramón Oños quien fundó la “Compañía del Ferrocarril servido por fuerza animal de Mollet a Caldas de Montbuy”. Pasando a ser en diciembre de 1881 propiedad de la Compañía Española de Ferrocarriles Económicos.

Estación de Caldes de Montbuí
Estación de Caldes de Montbuí

Conocido como el “Calderí” en sus 16 km de recorrido además del tránsito de personas desempeñó una enorme labor en el tráfico de mercancías, en especial, el transporte de piedra de la pedrera del Remei con destino Barcelona (para su uso en el adoquinado), sin dejar al margen: tejidos, grano, leche….

En su recorrido tuvo cinco estaciones: Caldes, Palau de Plegamans, Gallecs, Sta Perpètua y Mollet.

Estación de Palau de Plegamans

Las tarifas de los billetes estaban establecidas en tres categorías: 1ª, 2ª y 3ª.

Para tener una referencia del precio, ir al cine costaba 1 pta, 1 paquete de tabaco 1.50 ptas o 1 docena de huevos 3.67 ptas.
Para tener una referencia del precio en el año 1931, ir al cine costaba 1 pta, 1 paquete de tabaco 1.50 ptas o 1 docena de huevos 3.67 ptas.

Tras muchos cambios de propietarios en su gestión, e innumerables aportes económicos en 1939 la línea se cerró -para desmantelarse en su totalidad años más tarde. La crisis de los balnearios y el emergente transporte en camiones y autobuses, siendo este mucho más rápido que el tren a vapor, dieron el punto y final a 59 años de trenes en Caldes.

Fuentes: 1, 2, 3